martes, 8 de junio de 2021

Ladrón de guante blanco.


                                                                            (La fotos es de pinterest)

           

A la tierna edad de 11 años, Marcel tuvo una prolífera vida de delincuencia menor, de robos, pillería, y se libraba con gran facilidad.

Para  burlarse de la policía, los primeros robos eran cosas de niños.

Robaba un balón de futbol, un coche de bomberos, una muñeca señorita pepis, un fuerte Ford apache de indios y vaqueros, con los años, esto fue a más y los  robos eran más importantes.

Cuando una tarde de verano,  lo pillaron por error  en las cercanías de una juguetería, robando una bicicleta que había aparcada cerca de la tienda de juguetes, era una bici de color rojo era una “Torrot” el policía que lo detuvo, lo cogió de la oreja y a tirones se lo llevo a comisaría, llamarón a su madre y esta se presentó ante el intendente de Scotland Yard  y este le hablo seriamente:

_ ¡Hola, Elena! Te hecho llamar, porque por décima vez  en esta semana, hemos recibido una llamada de denuncia por robo, y en esta ocasión no era un tren eléctrico, este viaje era una bicicleta, y lo peor es que el dueño de esa bicicleta, estaba dentro de la tienda y fue testigo en primera persona del robo, fue el propio niño el que vino con su padre a poner la denuncia, así que sintiéndolo mucho lo voy a encerrar en un reformatorio de menores durante tres meses a ver si se le quita esta mala costumbre.

Una vez que el juez, dicto sentencia al joven Marcel se le acabo la carrera de delincuencia  y robo.

Una vez que cumplió integra su condena en aquella cárcel de jóvenes delincuentes, todos pensaron que se había reformado, ya que en el tiempo, que estuvo interno conoció a otros como él, ladrones de poca monta, hasta que un día su buen y fiel amigo Diego le presento a un ladrón de guante blanco, este fue el que lo lanzo a la fama.

Le enseño y de alguna manera, lo pulió para que fuese refinado y elegante, inteligente.

Su “Don” Se acentuó más que antes, ahora cada vez que robaba sabía de quien era lo que había robado, y de su verdadero dueño. Sabía si era buna o mala persona.

Robaba en museos, tiendas de subastas, etc…

Una vez entro en casa de un rico acaudalado marques, que por medios de malas artes, tanto judiciales como por chantaje, este Suso dicho se hizo con un hermoso cuadro de un bodegón, que según dijeron que el pinto, el cuadro fue un tal Guillermo cabrera.

A la mañana siguiente, el cuadro estaba en casa de su verdadero dueño, con una nota escrita a mano “Este cuadro le pertenece a usted, Atte. El ladrón de guante blanco”  En otra ocasión, un antiguo anticuario, de reliquias religiosas fue a una subasta de arte religioso, subastaron un antiguo crucifijo, que según un libro antiguo del vaticano, esa fue una cruz que portaba uno de los cruzados en tierra Santa, regalo de uno de los últimos papas del vaticano que le hizo a este soldado en agradecimiento a su fidelidad

Y entrega a la gran labor , que había hecho durante los 40 años que estuvo a su servicio , este falleció  y se lo quedaron sus hijas , pero años después de varias mudanzas , la cruz desapareció , y no se supo nada más de él , hasta que años más tarde salió a subasta  pujando el antiguo religioso por ella , así que claramente estaban pujando por un crucifijo robado  ya que en su día se denunció la desaparición.          

Fue en casa de un corredor de arte moderno, cuando saltó la alarma.

Estaba Marcel, devolviendo un huevo de fabergé que  en su interior contenía una lujosa calesa de oro y diamantes, un extraño ruido despertó a dueño de la casa, este desde la cocina llamo a la policía.

Estaba saliendo de la casa cuando el dueño de la casa con un gran cucharon le dio un golpe, dejando a Marcel sin conocimiento.

Cuando volvió en sí, estaba en comisaría arrestado, en esta ocasión no estaría su madre para ayudarlo, ya que hacía muchos años que había fallecido. El juez después de oír todas las alegaciones de ambos lados, le condenó a 40 años de cárcel. En su defensa solo dijo una frase _¡¡Sé que tengo que ir a la cárcel!!, por mis malos actos. Pero en mi defensa diré que desde que nací, padezco una enfermedad…Llamada Cleptomanía.

Es por eso que cada vez que robo, hago acto de conciencia y le devuelvo a su verdadero dueño el objeto que he robado.

Marcel  “El ladrón de guante blanco” fue el octavo descendiente de Arsenio Lupin.

Palabras: 788.                                Fin…  

                

 Si queréis seguir leyendo más relatos Aquí  hay muchos más....Gracias David, por dejarme participar en este interesante concurso de relatos. (La foto del huevo de fabergé es de la red)

  

51 comentarios:

  1. Me ha sabido mal el pobre Marcel, porque al final estaba casi haciéndole el trabajo a los policías. Era descendiente del gran Arsenio Lupin, con razón! Yo veía a veces los dibujos de Lupin y mi madre hace poco vio la serie en netflix con actores reales, pero ella le dice 'Rubén' o 'Rubín', siempre se equivoca al decir los títulos de las series y películas y yo no puedo más de la risa cuando le pasa... y bueno al netflix le dice 'nelflis' con eso te lo digo todo jajajaja. Me ha sabido mal lo de que su madre había fallecido ya hacía tiempo, al final era un buen hombre pero con una enfermedad. Bueno en el mundo de la delincuencia era un don, que había refinado gracias a su mentor. Como no podía evitarlo por lo menos hacía una buena obra. Me ha gustado mucho Flor, tienes mucha imaginación y creatividad. Es un placer leerte.

    Besicos mi Florcita preshiiiooshaaa!!! :*

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Flor, por participar con este relato en el concurso dedicado a Roald Dahl y su inolvidable Matilda. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
  3. Que ironía, no lo atraparon robando, sino recuperando lo robado.
    Parece que no aprendió lo suficiente del ladrón del guante blanco. Y que condena larga que recibió. Más que algunas condenas por asesinato. Bien contado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Marcel parece una buena persona, porque roba objetos que fueron previamente robados.

    Seria pues una labor de nunca acabar porque se sabe que muchos objetos y terrenos en este mundo han sido mal habidos.

    Ojala hubieran mas Marceles.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por los detalles y la informacion, es un personaje celebre y a algunos les cae bien, Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Excelente relato e historia, un ladrón no pierde su condición pesa a todos los motivos que lo llevan a ese destino y tu historia lo refleja así.

    Besos dulces Flor.

    ResponderEliminar
  7. ¡Pobrecito! Encima que quiere devolver las cosas... Espero que pueda salir mucho antes de los 40 años en la cárcel. Un relato muy entretenido. Me ha dado penilla el pobre Marcel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me gusto mucho tu relato, ese ladron no eran tan malo, al final lo robado devuelto a su verdadero dueño. Bravo Flor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Genial relato me encanta Arsenio Lupin y me gusta como los has a adaptado a tu relato.Te mando un beso

    ResponderEliminar
  10. Un cuento muy interesante que he leído con mucho gusto.
    Tienes una gran imaginación Flor y muy bien adaptada a las palabras que se pedían. Felicitaciones por ello.
    Un beso, y feliz día.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Flor. Empiezo por el final... me h aparecido un golpe de efecto el que hayas emparentado a tu ladrón de guante blanco con Arsenio Lupin del escritor Maurice Leblanc, que además, este personaje aparece en otras obras y relatos de diversos autores conocidos, así que, como quien no quiere la cosa, Flor, has hecho un guiño a la meta literatura.
    Los ladrones "buenos" siempre han gozado de la simpatía del público. El tuyo es un mirlo blanco.
    Un abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  12. Una historia muy amena de leer, Flor con un protagonista que no desmerece para nada a su antepasado... Le has dado una buena vuelta de tuerca al tema. Felicidades y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  13. He visto la serie en Netflix. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Flor, buen relato sobre la vida de un ladrón a lo "Robin Hood". Si te interesa el tema hay una serie de Netflix francesa, no sé si la puedas ver en tu país, se llama "Arsene Lupin, bajo la sombra de Arsene" Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Flor!
    Gosto da forma como adaptaste o teu relato a um grande personagem como Arséne Lupin!
    Desenvolveste a história num registo perfeito.
    Gostei!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Mi niña!!! Mi Flor consentida... Esto es buenísimo. Estás que arrasas. Me encantan tus trabajos. No pares nunca de escribir. Eres miy ingeniosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. qué relato tan interesante, desde el punto de vista psicológico. desde luego, si un psicólogo le examinaba y elaboraba un diagnóstico de cleptomanía, eso podía servir como atenuante.
    en mi cole, a un compañero le expulsaron varios días por robar bocadillos de las mochilas de sus compañeros. una de dos, o el muchacho tenía mucha hambre porque no le daban de comer lo suficiente en casa, o era un caso de cleptomanía. en cualquier caso, su conducta tenía que ser corregida, porque se empieza robando bocatas y se acaba robando cosas de más valor. como le pasaba al protagonista de tu relato...
    besos!!

    ResponderEliminar
  18. Buen cuento, que pena que el que robe a un ladrón no le den cien años de perdón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola..excelente relato. Si no hubiera tratado de devolver lo robado por los demás tal vez no hubiera sido atrapado nunca.. pero asi es la vida.. Me ha gustado mucho. Saludos

    ResponderEliminar
  20. Muy bonito relato amiga Flor. Un gusto leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Hola Flor. Siempre me parecieron muy atractivos los ladrones de guante blanco. Buen relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Me alegra ver tu imaginación creativa y chispeante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Flor. Al menos el ladrón de tu historia devuelve lo robado, deberían aprender de él todos los ladrones de guante blanco que se apropian de lo que es de todos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado el relato querida Flor. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  25. Quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón, el pobre Marcel pasará 40 años preso pero tendrá un perdón de casi un milenio. Muy entretenido el relato, Flor. Las escenas se van sucediendo de forma fluida y eso ayuda a la lectura.
    Muy buen ejercicio. Me gustó mucho.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  26. marcel tenía un atenuante que le hubiese reducido la pena si es que lo hubiese dicho antes de la sentencia y un psicólogo hubiese avalado aquel trastorno como posible.

    lástima.

    un beso y que tengas un bonito fin de semana.

    ResponderEliminar
  27. que interesante este relato, estos ladrones hasta inspiran empatía. jajaja

    ResponderEliminar
  28. Hola, Flor! Me ha encantado esa ilustración y sobre todo tu relato. Arsenio Lupin, el ladrón de guante blanco... como el genial Raffles, creado por el cuñado de Conan Doyle.
    ¿Conoces la serie "Lupin" de Netflix? No está nada mal.
    Saludos, Flor!
    Borgo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Flor. Espero que la Justicia sea consciente de la situación y no condene a Marcel por su cleptomanía. Y, de paso, investigue bien a fondo tantos objetos robados para encontrar a sus verdaderos dueños.
    Te deseo mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  30. ¡Hola! Buena idea emparentar a tu protagonista con un personaje real. Yo no conozco esa serie, no conoczco a Arsenio Lupin, pero me ha parecido un buen efecto en tu relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Me sabe mal que al final tu personaje termine en la cárcel; esa especie de Robin Hood en que se había convertido ya me estaba cayendo simpático.
    La justicia no es justa en la mayoría de las ocasiones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola, Flor. Me ha parecido muy interesante la elección del protagonista para tu relato. Sin duda todo un reto devolver los objetos robados con anterioridad a sus legítimos dueños. Algo realmente difícil en los tiempos que corren.

    Me ha gustado el relato. Suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  33. He disfrutado mucho con tu relato Flor. Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Hola Flor, toda una historia de ese niño que ha seguido la tradición familiar del guante blanco. La verdad es que algunos robos son verdaderos milagros, nadie sabe como lo consiguen, verdaderos artistas. Una cuidada prosa, compañera. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. ¡Hola, Flor! Muy chulo el cuento, me gusta mucho la idea del ladrón de guante blanco :) ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  36. Hola, Flor. Una cleptomanía reconocida por el propio autor y, además, con remordimientos de conciencia. No estaría mal que todos fueran así. Ingenioso relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Hola, Flor. Yo no me preocupo por el pobre Marcel que ahora está en la cárcel. Teniendo el toque de su ilustre antepasado seguro que en cuatro días, o cuando más le venga en gana, se fuga y sigue con esos robos los canallas que obtuvieron con malas artes las obras de arte que legalmente a otros pertenecían.
    Saludos y suerte 🖐🏼

    ResponderEliminar
  38. Hola Flor. Un ladrón bueno con el poder de saber de antemano a quién pertenece lo robado, espero que el juez entre en razón y le conmute la pena por trabajos sociales o algo así. Te deseo mucha suerte en el Tintero. Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Hola Flor. Un ladrón bueno con el poder de saber de antemano a quien pertenece el objeto robado, una idea brillante. Ojalá el juez le conmute la pena al pobre Marcel por trabajos sociales o algo parecido, no se merece estar en la carcel tanto tiempo. Mucha suerte en el Tintero. saludos!

    ResponderEliminar
  40. Hola Flor. Un ladrón bueno con el poder de saber de antemano a quien pertenece el objeto robado, una idea brillante. Ojalá el juez le conmute la pena al pobre Marcel por trabajos sociales o algo parecido, no se merece estar en la carcel tanto tiempo. Mucha suerte en el Tintero. saludos!

    ResponderEliminar
  41. Lo leí como hipnotizado... Me atrapó... Pero creo que en el final aflojó ¿O es que me parece?

    ResponderEliminar
  42. El relato es aleccionante, y más cuando lo usas, para recordarnos esa morbilidad de robarse las cosas, sin intención delictual, como es la cleptomanía. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  43. Hola,Flor. Buen relato sobre Marcel, un ladrón con buen corazón y poca fortuna.Como Pedro, yo también suelo empatizar con los ladrones de guante blanco. Saludos y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  44. Hola un mal terrible que si no se es diagnoticado, le parece un mal final al quien le padece. Suerte en el Tintero de Oro. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui.

    ResponderEliminar
  45. Hola Flor, me ha gustado mucho el don de tu personaje, su cleptomania justiciera, haría mucho bien en este mundo donde la mayor parte de las grandes fortunas, de uno u otro modo se alimentan de afanar lo que no les pertenece, por la via legal, o no. Confieso que me habría gustado saber que Marcel será capaz de robar las llaves de su prisión y escapar para seguir con sus actos justicieros, un gran abrazo, disfruté leyéndote, saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  46. Hola, Flor. Un lindo giro que deje de robar para convertirse en un Robin Hood de los ladrones. Lástima que terminara mal. Un buen relato. Abrazo

    ResponderEliminar
  47. Hola Flor. Pues no sé si has visto la serie de Arsenio Lupin pero es lo que he pensado al empezar a leer tu relato, que te había servido de inspiración y la habías homenajeado. LO único que me chirría es que hayas metido a Scotland Yard, que es inglesa, junto con el nieto de Arsene Lupin, que es francés, aunque puede que su descendiente se haya mudado al otro lado del Canal de la Mancha. En fin, que a mí me encantan los ladrones de guante blanco y me ha gustado que encauzara la cleptomanía hacia fines más nobles.
    Un abrazo y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  48. Hola Flor, este ladrón se merece ser perdonado, robar para devolver el objeto robado a su verdadero dueño no debería ser castigado.
    Bien estructurada toda la trama.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  49. Una historia atrapante que mantiene el interés de principio a fin. Incluso el lector se pone del lado del Ladrón de guante blanco porque devuelve a sus dueños lo robado cuando otros, de cuello blanco, tratan de hacer negocios con ello.
    ¡Felicidades, Flor!

    ResponderEliminar
  50. Los ladrones de guante blanco siempre han caído bien a la gente. ¿Será porque en el fondo todos somos un poco justicieros a nuestra manera o porque admiramos un trabajo bien hecho, incluido este?

    Besotes y mil gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar

Dejame un Secreto aquí en mi baúl
a forma de comentario vale ... Y gracias por tu dulce visita.

Besos de Flor.