viernes, 27 de abril de 2018

Descubrir el amor en edad madura.




Descubrir el amor en edad madura…

El vino como el amor tiene que tener  4 cualidades para hacer un buen vino… Pasión, dedicación, esmero  y tiempo de maduración.
Hay muchas clases de amor, como también  los hay con el vino,  y tanto el amor  como el vino, por raro que parezca  en su apariencia, tienen muchas cosas en común.
Los hay  tempranillo,  joven…Y por último está el crianza , él padre de todos los vinos.
En el amor  está  el tempranillo, el que se descubre por primera vez con 13 o 17, eso depende de cada cual, luego está el joven… Él que una vez has pasado la edad de pavo , y ya ha tenido su primer contacto con el amor .
Que  está  entre los 18 y 30 años, aproximadamente, que ese amor que tiene mucha energía, frenesí, desespero y por último pasión, que parece que la sangre les hierve  y quema por dentro.
Y por último y no menos importante, es el amor en edad madura el que se tiene con 40 años , que se  podría decir que este último, será el que nos acompañara el resto de nuestras  vidas, él que te mirara con esa chispa en ojos envejecidos , por los años que habéis pasado juntos , el que te agarrara cuando salgáis a dar un paseo por el parque, y vera correr a un padre detrás de la bicicleta de su hijo de 5 años , y en ese momento se acordara de sus  tiempos de juventud , cuando él hacía lo mismo con Carlitos . Y paseareis, como solíais hacer cuando eráis  más jóvenes, que te ayudara en lo que necesites ya sea poniéndote el abrigo o limpiando los cristales del ventanal grande,  porque tú no puedas. 
Una vez me dieron un consejo “En esta vida hay tiempo para todo, para crecer,  vivir, amar, reír, llorar, descubrir”.
Hice caso de aquel  sabio consejo  ,  y me tome mi tiempo pasaron  muchos  inviernos  y coloridas primaveras ,  hasta que por fin  llego mi tiempo  de maduración  ,  yo sentía que ya estaba preparada para dar el siguiente paso .
A ti me ofrezco…. Pero  escucha bien estas palabras, tómame con respeto, como lo  haría el recolector de la uva al ver el fruto maduro, recoléctame, cogerme con delicadeza, y observarme detenidamente 
Y mira todos los abriles pasados por mi cuerpo  y las huellas que ellos dejaron, como la tierra después de recogida de la vendimia, está lista para empezar un ciclo nuevo.
Ten pasión  y dedicación,  hasta que el árbol  vuelva a florecer de nuevo y con ese nuevo florecimiento, daremos gracias a un nuevo  fruto.
Que con paciencia  y tiempo, madurara y será  un dulce elixir  para el paladar.


                                                       *** Fin***

Quiero dedicar este humilde homenaje, en forma de pensamiento personal a todas aquellas personas incluyéndome , que por motivos diversos, o avatares de la vida, unas veces por el cuidado a familiares o enfermedad , antepusieron la búsqueda del amor y su felicidad plena , eso no quiere decir que no haya querido o amado alguna vez.