viernes, 12 de julio de 2019

El error de ... Una bala perdida.



Era una céntrica calle de una ciudad cualquiera , pero con una diferencia , sobre las otras demás calles de otras ciudades , que esta en concreto era  algo conflictiva ,  ya que no era raro que cada dos o tres días estuviese la policía haciendo redadas antidroga , había un extenso abanico de delincuentes.

Eran las 6:50 de la mañana , cuando Pablo llegaba a casa otro día más , después de otra larga y agotadora noche de trabajo , recogiendo con su compañero Pepe todos los contenedores de basura de la ciudad , cada 15 días les cambiaban el turno , unos 15 días iban de noche y a los siguientes 15 días iban de día , y esta es la que hacia 7 noche , en apenas 10 minutos se ducho y se metió en la cama , enseguida se quedo plácidamente dormido.

9:00 horas.... Cuándo de pronto , el insistente , molesto , incluso ensordecedor martilleo de unas teclas bailarinas de una vieja maquina de escribir "Olivetti" despertaron al enfermo por agotamiento físico y emocional Pablo , se levanto de la cama de un salto  , ya que durante muchos años era un sufridor  y víctima de su verdugo escritor , habían hablado del tema muchas veces y de la situación por la que Pablo estaba pasando , ya que en su día acordaron que cuando el durmiese de día , intentara molestar lo menos posible o que escribiese a partir de las 3 de la tarde , al principio no hubo problema pero el tiempo paso , y aquello quedo en el olvido , y Norman rompió el acuerdo , escribía según le venia la inspiración , ya fuese de día o de noche o a medía tarde.

Aquella mañana , se levanto dispuesto a solventar por una vez el dichoso problema y esta vez sería para siempre , fue al armario ropero y saco la antigua escopeta de caza de su abuelo , y de la canana saco 2 cartuchos de los que se quedaron de reserva en la ultima cacería que hizo con su abuelo cuando él tan solo contaba con 11 años , ya que él nunca fue aficionado a la caza.

Metió los 2 cartuchos en la escopeta , y se arrimo a la ventana dejando una pequeña rendija por la cual poder ver sin ser visto y asustarlo , una vez que se coloco a modo de franco tirador , cargo la escopeta y le quito el seguro ... ¡¡¡Pufffffffffff!!! cuando de pronto , las teclas dejaron de sonar , y acto seguido se oyó un golpe seco , Pablo estaba tan nervioso , que solo logro ver la gran humareda violácea que se formo a su alrededor , cuando de pronto vio el cartucho  , en la recámara de la escopeta que por suerte no lo mato a el también , en ese mismo instante en el que él disparaba , una bala perdida entro por la ventana de Norman , causándole la muerte en el acto.

                                                                        Fin

Pd  ;  Punto , coma y amén..... y aquí se acaba la historia del escritor , como la del niño cantor que esta  ya la contare otro día , sed buenos y felices besos de Flor.